Chloraea pogonata Phil.
in Linnaea, 33:240. 1864-6

Este especie fue sinonimizada con Chloraea cristata, de la que difiere sólo por poseer papilas en el extremo de los sépalos (Correa 1969). Sin embargo, este detalle que se consideró sólo como una variación menor, podría ser un caracter morfológico de importancia, por cuanto esta característica la poseen, con este nivel de desarrollo, sólo esta especie y Chloraea trachysepala Kranzl. que es considerada como una especie dudosa por Correa (1969).

Varias orquídeas chilenas poseen verrugas en los sépalos y en algunas, los recorren en casi toda su longitud, como en
Ch. chlorosticta Phil. (sinonimizada con Ch. virescens), pero en ninguna de ellas se encuentran papilas propiamente tales.

Es preciso recordar que las fimbrias del género Bipinnula son papilas modificadas y constituyen el elemento fundamental que caracteriza a ese género. Por cierto, si esta orquídea se aislara geográfica o ecológicamente podría, por "impulso de Wright" desarrollar fimbrias a partir de estas papilas.

DESCRIPCION ORIGINAL

Espiga de 3 a 5 flores. Brácteas anchamente aovado-lanceoladas, casi del doble del largo del ovario. Sépalo dorsal linear-lanceolado, agudo; los laterales, arqueados, lineares, con el ápice obtuso, engrosado y, en su lado interior, con papilas largas de color verde y extremo blanquecino. Pétalos verde claro, lanceolados, agudos, ligeramente arqueados, recorridos por nervios paralelos verde obscuros, con la base, a veces, verrugosa. Labelo cortamente unguiculado, de color verde-amarillo, aovado, marcadamente trilobulado, con lobulos laterales obtusos, enteros; el lóbulo central agudo, dentado; toda la superficie del labelo papilosa; las papilas más largas y más juntas en la región central, son de color amarillo con los extremos verdes. Ginostemio 2/3 del largo del sépalo dorsal.

El tipo es de Landbeck y proviene de la localidad de Los Molles
(V Región, Muñoz-Pizarro, 1960).

En la iconografía de la especie, Kraenzlin muestra claramente las largas papilas de los sépalos como característica relevante para la especie.

Reiche (1910) indica: "Parece una planta muy escasa: una sola muestra en noviembre de 1862"

Foto: Patricio Novoa. Curauma, Valparaíso. Unico ejemplar visto a la fecha. Enero 2003.

Volver a Chloraea cristata