UNIVERSIDAD CENTRAL DE SANTIAGO DE CHILE
FACULTAD DE ARQUITECTURA
ESCUELA DE ARQUITECTURA DEL PAISAJE

Curso de Botánica Sistemática
Profesor: Sebastián Teillier A.

" Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender"


IV. Las flores

La variación de las características morfológicas de las flores de las angiospermas es uno de los criterios principales en los que se basa su sistemática y su identificación. En ausencia de flores, la identificación de especímenes es muy complicada y muchas veces frustrante.

Las flores forman normalmente 4 verticilos de antófilos ("hojas florales") con diferentes tipos de especialización.

1. El cáliz: formado por los sépalos. Los números más frecuentes de sépalos en las flores son 5-4 y 3. Cuando los sépalos se encuentran unidos, al menos por sus bases, el cáliz es gamosépalo. En algunas especies el cáliz continua creciendo durante la maduración del fruto (ej. tomate, berenjena) siendo denominado, por ello, cáliz acrescente.

2. La corola: formada por los pétalos. Los números más frecuentes son 5-4-y 3. Cuando los pétalos están unidos, al menos por sus bases, la corola es gamopétala o simpétala.

El cáliz y la corola se conocen también como el perianto de la flor. Cuando no existen diferencias evidentes entre el verticilo externo (cáliz) y el interno (corola), las piezas florales se denominan tépalos y el conjunto se denomina perigonio. Amos, cáliz y corola constituyen, además, los verticilos accesorios que pueden faltar completamente en una flor.

Figura 1: esquema

Figura 2: formas

Figura 3: La posición del ovario respecto de los otros verticilos florales determina que sea súpero, cuando el resto de los verticilos se inserta bajo el ovario o ínfero, cuando los restantes verticilos se insertan por sobre el ovario.

Figura 4: formas de flores (color)

3. El androceo. Esta formado por los estambres. El número de estambres es más variable que el de los sépalos o pétalos, pudiendo estabilizarse en 5, 4 y 3 o múltiplos de ellos. Entre las variaciones más importantes se menciona la unión de los estambres por sus filamentos (ej. familias malváceas y leguminosas) formando "manojos", en estos casos de acuerdo con el número de "manojos" se habla de un androceo monadelfo, diadelfo, hasta poliadelfo. Si la unión se produce al nivel de las anteras, entonces el androceo es sinantéreo (ej. familia de las compuestas).

Figura 5

4. El gineceo. Esta formado por los carpelos, un órgano existente sólo en angiospermas. El número de carpelos corresponde frecuentemente a 5-4 o 3 o múltiplos de ellos. La variación del gineceo es compleja y es muy importante para trabajar en la identificación de las angiospermas.

Los carpelos, en las flores más primitivas, son libres, las flores de este tipo se conocen como policarpelares, en las más evolucionadas, son unidos. En los carpelos se han diferenciado, frecuentemente tres porciones morfologicamente diferentes: la parte basal que contiene los primordios seminales es el ovario; la parte media, es el estilo y la parte apical, el estigma. Al conjunto de las tres piezas se le denomina pistilo. En las flores evolucionadas el gineceo es sincarpelar y los carpelos se unen presentandose un sólo pistilo que contiene un ovario uni-o plurilocular, con una o más cavidades, donde se encuentran los primordios seminales.

Figura 6. Variación del gineceo, carpelos libres, carpelos unidos.

Figura 7. Paso desde un gineceo apocárpico a uno sincárpico.

La disposición de los primordios seminales al interior del ovario se llama placentación. Los diferentes tipos se muestran en la figura 8.

El androceo y el gineceo corresponden a los verticilos fundamentales. Al menos uno de ellos debe estar presente en una flor.

El conjunto de la flor se analiza en términos de su simetría. Aquellas que presentan varios planos se denominan actinomorfas (simetría de tipo radial) y aquellas que tienen sólo un plano, se llaman zigomorfas (simetría bilateral) (Figura 9).

5. La distribución de los órganos masculinos y femeninos en las flores y en los individuos varía de especie en especie. Las flores frecuentemente son bisexuales (antiguamente "hermafroditas"); pero en algunas especies, por la ausencia de uno de los verticilos fundamentales las flores son unisexuales (femeninas o masculinas). Si las flores femeninas y las masculinas estan en el mismo individuo, la especie es monoica (una casa), si, por el contrario, las flores de sexos distintos se encuentran en individuos diferentes, las especies son dioicas (dos casas).

 

Volver a la guía